Séfora: Obedeciendo a Dios (Éxodo 4: 24-26)

Séfora: Obedeciendo a Dios (Éxodo 4: 24-26)

Séfora es una de esas mujeres de las que se conoce poco. La Biblia nos la presenta en Éxodo 2:15 cuando Moisés huye de Egipto y llega a Madián. Moisés ve a 7 mujeres tratando de sacar agua del pozo y algunos pastores que las estan molestando. Moisés defiende a las damas y el padre de las mujeres lo invita en agradecimiento de salvar a sus hijas. Lo siguiente que sabemos es que Séfora (una de las 7 hijas) se casa con Moisés y tienen un hijo llamado Gersom. Despues de un tiempo ellos tienen a Eliezer (Ex. 18). Y eso es todo lo que sabemos de Séfora. Pero hay otros dos versiculos de Séfora que me han animado a ser una mejor esposa y está en Éxodo 4: 24-26. Vamos a leerlo juntas:

“En un lugar de alojamiento en el camino, el SEÑOR se encontró con él y trató de matarlo. Entonces Séfora tomó un pedernal y cortó el prepucio de su hijo y tocó los pies de Moisés con él y dijo: “¡Sin duda eres un novio de sangre para mí!” Así que lo dejó solo. Fue entonces cuando dijo: “Un novio de sangre”, debido a la circuncisión “.

En base a este pasaje sabemos que Séfora y Moisés estaban viajando de regreso a Egipto porque Dios ya había llamado a Moisés para sacar a Israel de la esclavitud. Pero en donde paran una noche se encuentran con el Señor quien busca matar a Moisés. Entonces ella toma un cuchillo y circuncisa a su hijo y le grita a Moisés que él es un novio de sangre. ¡Ese es un pasaje extraño! Vamos a ver que nos ensena.

Séfora conocía a Dios. Su padre Jetro era un sacerdote en Madián y adoraba al Dios verdadero (Éxodo 18: 12-23). Los madianitas eran descendientes de Abraham y Cetura (Génesis 25: 1-4). Ella había visto a su padre adorando a Dios. Ella sabía sobre la circuncisión para Israel (Génesis 17).

La circuncisión fue dada a Abraham después del convenio renovado por Dios en Génesis 15. Él da la circuncisión como una señal para Abraham y sus descendientes significando ser parte de este pacto con Dios. El Señor ordenó a todos los bebés varones a ser circuncidados ocho días después de su nacimiento. Usaban piedras filosas para circumsidarlos. Por lo general, era el jefe de la familia quien realizaba este rito. La circuncisión era un rito externo para mostrar una verdad interna. Se aplica a los creyentes hoy en día a través de la “circuncisión de nuestros corazones”, Este indica un compromiso de obedecer completamente la voluntad de Dios motivada por nuestro amor hacia Dios.

Séfora sabía que la obediencia a Dios era primordial y que Dios toma nuestra desobediencia muy en serio. Asi que cuando ella ve al Señor queriendo matar a Moises, ella reconoce que es por su desobediencia. No habían circuncidado a Gersom. Moisés, como el jefe de la casa, debería haber circuncidado a su hijo, pero no lo hizo y por lo tanto, en un movimiento rápido, Séfora circuncinda a su hijo y le grita a Moisés debido a esta desagradable circunstancia debido a su desobediencia. (Malisimo el haberle gritado a su esposo).

En nuestra actualidad, muchas veces que creemos que la sumisión al hombre piadoso con el que nos casamos significa que lo dejamos dirigir toda actividad espiritual en nuestro hogar incluyendo la personal. A veces pensamos que porque él es el jefe de la casa podemos dejar de tener comunión con Dios y que podemos usar a nuestro esposo como un representante de nuestra relación con Cristo. Dejamos de escuchar a Dios a través de Su Palabra e intercambiamos Su Palabra por palabras que nuestro esposo piadoso puede estar escuchando. Nos da una apatia y queremos escuchar sobre Dios y no escuchar de Dios mismo.

Imagina lo que le hubiera pasado a Moisés si Séfora no hubiera prestado atención a su relación con Dios. Imagínate qué le hubiera pasado a Israel si Moisés hubiera muerto y su ayudante no le hubiera recordado la importancia de una completa obediencia a Dios. Como mujer, como esposa, como madre, como hija, como hermana, como seguidora de Cristo … es imperativo que continuemos escuchando a Dios a través de su Palabra constantemente (diariamente) y directamente. Necesitamos saber cómo pensar y qué requiere Dios de nosotras. Dt. 32:47 nos dice que la Biblia no son palabras ociosas, sino nuestra propia vida. Es vida para nosotros y para quienes nos rodean. Necesitamos leer La Biblia porque en ella encontraremos vida, alegría y a Dios.

Así que te pregunto hoy, ¿estás navegando y oyendo acerca de Dios a través de tu esposo y tu pastor favorito y tu escritor favorito y tu blogger favorita (incluido este), o te deleitas al sentarte con tu Padre y escuchar directamente de Él? Hermana, si estás leyendo este blog y no has leído tu Biblia, deja de leer y abre tu Biblia. Te traerá vida, verdad y alegría mucho más de lo que este blog podrá brindarte. Recuerda a Séfora …tal vez te enfrentarás al Señor hoy y tu supervivencia dependerá de que hayas escuchado de Él directamente hoy. ¿Estas lista para ello?

___
Para su gloria solo #enthralledbygrace #cautivadaenSugracia

Leave a Reply

Your email address will not be published.