La Trinidad-Catecismo de Heidelberg: pregunta 25

La Trinidad-Catecismo de Heidelberg: pregunta 25

Pregunta: Si no hay más que una esencia divina (a), ¿por qué nombras tres: Padre, Hijo y Espíritu Santo?
Respuesta: Porque Dios se manifestó así en su palabra (b), de manera que estas tres personas son el único, verdadero y eterno Dios.
Versículos de apoyo: (a) Deuteronomio 6:4; Efesios 4:6; Isaías 44:6; Isaías 45:5; 1 Corintios 8:4, 6; (b) Isaías 61:1; Lucas 4:18; Génesis 1:2, 3 Salmos 33:6; Isaías 48.16; Mateo 3:16, 17, Mateo 28:19; 1 Juan 5:7; Isaías 6:1, 3; Juan 14:26; Juan 15:26; 2 Corintios 13:13, Gálatas 4:6; Efesios 2:18, Tito 3:5, 6.

La teología de la Trinidad es, sin duda, difícil de entender y de explicar. Sin embargo, como cristianos, debemos estar dispuestos a entenderla, pues la comprensión de Dios como tres personas, Padre, Hijo y Espíritu Santo, afecta en cada área de nuestra vida. Aprendamos más sobre la Trinidad a medida que estudiamos la pregunta 25 del Catecismo de Heidelberg, y descubramos el impacto de este conocimiento en nuestro día a día.

El Credo de Atanasio declara lo siguiente acerca de la Trinidad: “Ahora, esta es la fe (del verdadero cristiano): que adoremos a un Dios en la trinidad y la trinidad en la unidad, sin mezclar a sus personas, ni dividir su esencia. Porque la persona del Padre es una persona distinta, la persona del Hijo es otra, y la del Espíritu Santo, otra más. Pero la divinidad del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo es una, su gloria es igual, su majestad es gloriosa”. Es decir, Dios es una misma esencia pero tres personas. ¿Cómo sabemos esto? Vayamos a la Biblia.

Hay un sólo Dios.  Escucha, oh Israel, el Señor es nuestro Dios, el Señor uno es.  (Dt 6:4) Por tanto, en cuanto a comer de lo sacrificado a los ídolos, sabemos que un ídolo no es nada en el mundo, y que no hay sino un solo Dios. (1 Co 8:4). Ahora bien, un mediador no es de una parte solamente, ya que Dios es uno solo. (Gal 3:20)

Plural, diferentes personas.  Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza… (Gn 1:26)  Y oí la voz del Señor que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí: Heme aquí; envíame a mí. (Is 6:8)

Tres personas distintas: Padre, Hijo y Espíritu Santo.  Después de ser bautizado, Jesús salió del agua inmediatamente; y he aquí, los cielos se abrieron, y él vio al Espíritu de Dios que descendía como una paloma y venía sobre El. Y he aquí, se oyó una voz de los cielos que decía: Este es mi Hijo amado en quien me he complacido. (Mt 3:16-17). Id, pues, y haced discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. (Mt 28:19). La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. (1 Co 13:14).

La Biblia enseña una y otra vez la verdad de que Dios es una esencia, tres personas.

Ahora, debemos tener cuidado. La Trinidad no significa que hay un sólo Dios (el Padre) y que el Hijo y el Espíritu Santo tienen atributos divinos pero no son Dios. La Trinidad tampoco supone que hay un sólo Dios y diferentes manifestaciones o roles. La Trinidad no quiere decir que hay tres miembros que existen como tres dioses diferentes. Escucharás estos argumentos o explicaciones, pero ninguno de ellos es bíblico. La Biblia es clara en el hecho de que hay un sólo Dios y tres personas que son diferentes, distintas una del otra, pero igual y singularmente Dios.

Es posible estudiar más a fondo esta doctrina. No obstante, no podremos entenderla completamente debido a que nuestra mente es finita. Pero que esto no nos detenga. Entender que servimos a un Dios triuno tiene un impacto significativo en nuestra vida. Para comenzar, afecta nuestra relación con Dios y con el mundo. ¿Cómo? Por ejemplo, comprender que oramos a un Dios trinitario que habita siempre en nosotras por medio del Espíritu Santo nos permite confiar en Él durante las más grandes batallas sabiendo que no estamos solas.

Otro de los efectos de la comprensión de la Trinidad lo hallamos en la forma en que compartimos el Evangelio. Te daré otro ejemplo. Mi amiga Quina Aragón explica en su libro Love Made que cuando la humanidad inició con Dios creándonos debido a la gran abundancia de su amor trinitario y no de una necesidad que Él tenía, podemos sentirnos amadas y conocidas. También, nos permite entender que Dios se dio a sí mismo a través de su Hijo para redimirnos; para santificarnos por medio del Espíritu Santo que mora en nosotras; y para glorificarnos en su familia como hijas adoptadas. Entender la naturaleza triuna de Dios nos ayuda a glorificarlo mientras nos conectamos con quienes nos rodean, todo en amor y con la verdad de la plenitud de nuestro Dios triuno.  

Esto, querida hermana, ha sido un pequeño intento de explicar la Trinidad. Hay muchos libros asombrosos que puedes leer para conocer a profundad la belleza y la majestuosidad de nuestro Dios triuno. Pero por ahora, sólo quiero preguntarte: ¿cómo te alienta hoy la realidad de que tenemos un Dios triuno?, ¿Orarías conmigo para tener mayor comprensión con respecto a esta asombrosa y compleja doctrina?

___
Maravillada en Dios #CautivadaEnSuGracia
@cautivadaensugracia #enthralledbygrace

Leave a Reply

Your email address will not be published.