Alabando al Dios Todo Poderoso- Catecismo de Heidelberg: pregunta 26

Alabando al Dios Todo Poderoso- Catecismo de Heidelberg: pregunta 26

Pregunta: ¿Qué crees cuando dices: creo en Dios Padre Todopoderoso, creador del cielo y de la tierra?
Respuesta: Creo en el Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien de la nada creó el cielo y la tierra, con todo lo que en ellos hay (a), sustentándolo y gobernándolo todo por su eterno consejo y providencia (b), es mi Dios y mi Padre por amor de su Hijo Jesucristo (c). En Él confío de tal manera que no dudo que me proveerá de todo lo necesario para mi alma y mi cuerpo (d). Y aún más, creo que todos los males que puedo sufrir por su voluntad, en este valle de lágrimas, los convertirá en bien para mi salvación (e). Él puede hacerlo como Dios todopoderoso (f), y quiere hacerlo como Padre benigno y fiel (g).
Versículos de apoyo: (a) Génesis 1, 2; Éxodo 20:11; Job 33:4; Job 38, 39; Hechos 4:24; Hechos 14:15; Salmos 33:6; Isaías 45:7;  (b) Hebreos 1:3; Salmos 104:27-30; Salmos 115:3; Mateo 10:29; Efesios 1:11; (c) Juan 1:12; Romanos 8:15; Gálatas 4:5-7; Efesios 1:5; (d) Salmos 55:22; Mateo 6:25, 26; Lucas 12:22; (e) Romanos 8:28; (f) Isaías 46:4; Romanos 10:22; (g) Mateo 6:32, 33; Mateo 7:9-11.

De todas las cosas que hablamos día a día, la frase “Creo en Dios” es probablemente una de las más controversiales. En este mundo posmoderno en donde todo es relativo, confesar que creemos en Dios nos hace parecer anticuadas, pasadas de moda. Sin embargo, ya sea por la cultura religiosa u otro motivo, al profesar esta frase obtenemos como respuesta un típico “Yo también. Yo también soy muy espiritual.” Desafortunadamente, en muchas ocasiones sólo son repeticiones y ya, porque, hermana, tú y yo no creemos en cualquier dios. Creemos en el Dios vivo de la Biblia que es todopoderoso, eterno, sustentador, soberano y personal. Por lo tanto, el declarar que creemos en Dios es la verdad profunda de la cual se funda nuestra vida y nos permite vivir libres en Cristo y fortalecidas por el Espíritu Santo. Veamos cómo creer verdaderamente en Dios nos impulsa a tener una vida plena.  

En la publicación anterior conocimos a nuestro Padre como Dios trino. Dios es una persona, no un gas etéreo que anda por ahí. Dios tiene una serie de cualidades que lo hacen Dios. Aunque la pregunta 26 del Catecismo de Heidelberg sólo reconoce una, todopoderoso, este atributo nos señala la cantidad inmensa de características que demuestran el poder y la majestuosidad de Dios.

Dios todopoderoso, o en hebreo, El Shaddai, nos da un marcado contraste con otros dioses o ídolos en los que depositamos nuestra confianza. Su nombre, Todopoderoso, muestra que Él es suficiente, que tiene autodeterminación, que es poderoso, creador, y muchas cosas más. Dios es el Rey y no necesita de absolutamente nada. Estos y muchos otros atributos son su esencia.   Además, su cualidad como todopoderoso le permite crear cosas ex nihilo, es decir, de la nada, pero al mismo tiempo, sostenerlo todo. Él es eterno, sin principio ni fin. Debido a su existencia eterna todopoderosa, Él no necesita responderle a nada ni a nadie. Él es soberano. Él decide y hace lo que quiere cuando Él quiere. Pero Él no es un Dios caprichoso. No. En todo, Dios se glorifica y esto lo hace amoroso, fiel y bueno. Su soberanía todopoderosa nos señala a Dios en sí mismo.


Dios todopoderoso, El Shaddai, el mismo del que hemos estado hablando, es mi Padre y también tu Padre si has creído en el Señor Jesucristo para salvación y para el perdón de pecados. Esto hace que este Dios incomprensible, masivo y todopoderoso, sea también personal. Hermana, podemos confiar en Dios. Él provee en nuestros tiempos de necesidad. Él ve todo y obra en todos los aspectos y circunstancias de nuestras vidas para nuestro bien (Ro 8:28). Este Dios todopoderoso nos ama en Cristo y, por lo tanto, su deseo para nuestras vidas es bueno. Esta verdad, hermana, si tú la crees en tu corazón, tiene un impacto desmesurado en tu vida.

Podemos permanecer fuertes en la adversidad porque Dios lo tiene todo bajo control. Podemos enfrentarnos a los gigantes más grandes porque Dios es más poderoso que un ejército de ellos. Podemos esperar su providencia porque nuestras necesidades no superan ni nunca superarán su capacidad para proveer. Podemos tener paz en medio de la prueba y la tribulación porque Él es todopoderoso. Podemos enfrentar la muerte con gozo porque, en Cristo, lo veremos cara a cara.

¿No es increíble, hermana? Conocer la verdad de que tengo un Padre todopoderoso me da paz, valor, gozo y fortaleza. Me permite vivir ferozmente y luchar apasionadamente por su reino. No, no adoramos a un dios pequeño y necesitado, adoramos a El Shaddai, al Dios todopoderoso. Esta verdad hace toda la diferencia en mi vida y le da sentido.  

¿Cómo te anima a ti esta verdad? Envíame un comentario, contáctame en Instagram o envíame un correo electrónico. Me encantaría saber cómo el saber que adoras al Dios todopoderoso te alienta y te da valentía en tu vida.

____
Asombrada #cautivadaensugracia
@cautivadaensugracia #enthralledbygrace

Leave a Reply

Your email address will not be published.