Solo Cristo Salva- Catecismo de Heidelberg: pregunta 30

Solo Cristo Salva- Catecismo de Heidelberg: pregunta 30

Pregunta: ¿Creen pues también en el único Salvador Jesús, aquellos que buscan su salvación en los santos, o en sí mismos o en cualquiera otra parte?
Respuesta: No, porque aunque de boca se gloríen de tenerle por Salvador, de hecho niegan al único Salvador Jesús (a): pues necesariamente resulta, o que Jesús no es perfecto Salvador o que aquellos que con verdadera fe le reciben por Salvador tienen que poseer en Él todo lo necesario para su salvación (b).
Versículos de apoyo: (a) 1 Corintios 1:13, 30, 31; Gálatas 5:4. (b) Hebreos 12:2; Isaías 9:6; Colosenses. 1:19, 20; Colosenses 2:10; 1 Juan 1:7.

Dicen por ahí que todos los caminos llevan a Roma. Mi esposo y yo manejamos durante horas por un pequeño camino en Italia y terminamos en Suiza. Así que no, ¡no hermana!, no todos los caminos llevan a Roma. De la misma manera pasa con las religiones, no todas te llevan a la salvación. Como veremos en la pregunta 30 del Catecismo de Heidelberg, la salvación se obtiene únicamente por fe en Cristo. Veamos cuál es la razón y qué significado tiene esta verdad en nuestro caminar cristiano.

La humanidad siempre ha buscado establecer una relación con Dios. Lo ha intentado creando diversas religiones. Todas buscan diferentes maneras de obtener el favor y la aceptación de Dios. En la mayoría de estas religiones la salvación depende de las acciones que cada persona realice. Ya sea ayunar, repetir oraciones, infligir heridas, penitencias, ser buenos con los demás, hacer rituales, invocar a los buenos espíritus, hacerse limpias, leer libros, etc. Cada esfuerzo se queda corto, pues sin importar qué tan buenas o malas sean las intenciones que uno tenga, son hechos por pecadores. No importa cuánto lo intentemos, nosotras no podemos salvarnos solas ni haciendo nada.

Ahora, ¿qué hay de los santos?, ¿no pueden ellos salvarnos? La respuesta es, nuevamente, no. Ni Pedro ni Pablo ni Juan ni María… ninguno puede salvarnos porque todos ellos, al igual que nosotros, eran simples humanos. Sí, ellos fueron elegidos de Dios e incluso bendecidos para hacer grandes cosas, pero también eran pecadores. Si tu trasfondo es católico, sé que esto es impactante. María fue una mujer especial. Ella fue elegida y bendecida para ser la madre de Jesús, sin embargo, ella también fue pecadora. El único ser que estuvo sin pecado en este mundo fue Jesús (2 Co 5:21; 1 Jn 3:5; Jn 1:1; 1 P 1:19). Cualquier otro ser humano ha pecado y está destituido de la gloria de Dios (Ro 3:23), incluidos los santos. Así que, hermana, quiero que entiendas que no hay absolutamente nada ni nadie que pueda salvarte, solamente la fe en Cristo Jesús.

Por otro lado, el cristianismo es una religión única. Como conjunto de creencias, es completamente diferente a todas las religiones del mundo. Las demás esperan que obtengas la salvación o el favor de Dios a través de tus acciones. Pero el cristianismo no. El cristianismo nos enseña que es Dios quien vino a nosotras para salvarnos. No es lo que hacemos lo que nos lleva a Dios, sino lo que Dios hizo por nosotras lo que nos acerca a Él. No intentamos ser lo suficientemente buenas, Él nos ha hecho buenas ante sus ojos al venir como Dios en la carne y al hacer lo que era imposible para nosotras. Dios se convirtió en nuestro sustituto, en nuestra propiciación. Él vivió una vida perfecta sin pecado, una vida que nadie más ha podido experimentar. Además, murió la muerte que merecíamos como castigo por nuestros pecados y resucitó en victoria tres días después. Ahora, Jesús está sentado a la diestra del Padre y es nuestro intercesor. Fue gracias al sacrificio de Jesús que podemos ser llamadas hijas de Dios y ser salvas. Hemos sido compradas por su sangre y ya no hacemos el bien para obtener nuestra salvación, sino que, desde nuestra salvación, desde nuestra nueva identidad, buscamos amar a Dios y amar a nuestro prójimo.

La realidad, hermana, es que ningún otro líder religioso ha afirmado ser Dios en la carne. Ningún otro líder religioso ha dicho que vino a salvarte. Ningún otro líder religioso ha afirmado ser el camino, la verdad y la vida. Y, por supuesto, ningún otro líder religioso ha pagado el precio por tus pecados y ni ha resucitado en el poder de Dios. Nadie te ha amado tanto para venir a buscarte y hacerte perfecta por su sacrificio. Así que, si estás buscando la salvación en ti misma y haciendo el bien para ganarte el favor de Dios, o si estás buscando la salvación en otras personas pero que también fueron pecadoras, déjame decirte que estás buscando la salvación en el lugar equivocado. Todos los caminos llevan al infierno, excepto Jesucristo. Jesús es el único que salva. Si por fe crees en Jesús, serás salva (Hch 16:31).

Así que, querida hermana, hoy solo quiero hacerte algunas preguntas, ¿estás confiando en tus buenas obras para tu salvación, o estás buscando en otro ser humano para salvarte? Y si estás buscando en esos lugares equivocados, ¿te arrepentirás y buscarás a Jesús, el único que tiene el poder de salvarte?

____
Por fe en Cristo. #cautivadaensugracia
@cautivadaensugracia #enthralledbygrace

Leave a Reply

Your email address will not be published.