La Concepción Virginal de Cristo- El Catecismo de Heidelberg preg. 35

La Concepción Virginal de Cristo- El Catecismo de Heidelberg preg. 35

Pregunta: ¿Qué crees cuando dices: que fue concebido por el Espíritu santo y nació de María virgen?
Respuesta: Que el eterno Hijo de Dios, el cual es (a) y permanece (b) verdadero y eterno Dios, tomó la naturaleza verdaderamente humana de la carne y sangre de la virgen María (c), por obra del Espíritu Santo (d), para que juntamente fuese la verdadera simiente de David (e), semejante a sus hermanos (f) excepto en el pecado (g).
Lee: a. 1 Juan 5:20; Juan 1:1; Juan 17:3; Rom. 1:3, Col. 1:15.- b. Rom. 9:5.- c. Gál. 4:4 Luc. 1:31, 42, 43.- d. Mateo 1:20; Luc. 1:35.- e. Rom 1:3; Salmo 132:11; 2 Sam.7:12; Luc. 1:32; Hechos 2:30.- f. Filip. 2:7; Hebr. 2:14, 17.- g. Hebr. 2:14, 17.- g. Hebr. 4:15.

Nuestras mentes posmodernas no prestan mucha atención a la naturaleza sobrenatural de la concepción de Jesús. Aunque podemos cantar canciones navideñas que aluden a esta verdad, la mayoría de nosotras nunca nos detenemos a considerar con asombro lo que sucedió. Sin embargo, en los últimos 200 años, la verdad de la concepción virginal de Jesus ha sido arduamente debatida. Muchos han intentado atacar esta verdad y catalogarla como supersticiosa y falsa. ¿Qué podemos aprender sobre esta doctrina y aún más importante, por qué nos importa hoy?  Estudiemos la concepción milagrosa y virgen de Cristo estudiando la pregunta 35 del Catecismo de Heidelberg.

“Concebirás y darás a luz a un hijo, y debes llamarlo Jesús … ¿Cómo será esto?”, Preguntó María al ángel, “ya que soy virgen”. El ángel respondió: “El Espíritu Santo vendrá sobre ti. y el poder del Altísimo te eclipsará. Así que el santo que nacerá será llamado el Hijo de Dios ”(Lucas 1:31, 34-35). María era una virgen que encontró favor De Dios. Cuando el ángel se le apareció y le dijo que iba a quedar embarazada, su pregunta fue extremadamente obvia … Soy virgen. Ser virgen era una expectativa para todas las chicas que querían casarse. La sexualidad se entendía como algo sagrado, como algo que solo podía compartirse entre un hombre y una mujer dentro de un matrimonio heterosexual y monógamo. María, como favorecida por Dios, mantuvo su virginidad hasta que se casó con José. Pero, ¿qué pasó antes de su matrimonio? ¡Bueno, un ángel le dijo que se quedaría embarazada, aun siendo virgen! Esto parece imposible y, sin embargo, Dios, siempre tuvo la intención de encarnar de esta manera. De hecho, si regresamos a Génesis 3:15, veremos que la descendencia de la mujer (no hombre y mujer, sino solo mujer) heriría la cabeza de Satanás. ¡El Salvador, desde el principio de los tiempos, iba a nacer solo de mujer! Y solo a través del poder de Dios esto podía pasar. Así como fue profetizado una y otra vez, la Virgen María por el poder del Espíritu Santo concibió a Jesús. Y ella permaneció virgen hasta que nació Jesús.

Nuestras mentes modernas no pueden comprender cómo sucedió esto. Claro, hoy en día los científicos se están preparando para crear bebés con genes editados, pero ninguno ha intentado o logrado un nacimiento virginal. Ningún hombre necesario para la concepción es todavía una imposibilidad en nuestros tiempos. Seguramente te preguntarás, entonces, ¿cómo sucedió esto? ¡Esta parte para mí es preciosa! “El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te eclipsará” (Lc. 1:35). La palabra griega para eclipsar es “episkiazo”, que significa “arrojar una sombra, envolver”. Esta misma palabra se usa cuando Dios estaba sobre el Tabernáculo para que Moisés no pudiera entrar (Ex. 40:35). También se usa en el Salmo 91, cuando Dios protege a su pueblo y nos cubre o eclipsa con sus brazos. Eso es exactamente lo que le pasó a María. La presencia magnífica, incomprensible y, a la vez, íntima y cercana de Dios la rodeo y la protegió de manera que esta preciosa concepción pudiera ocurrir. Increíble!

Pero porqué es relevante esta preciosa verdad para nosotras? Primero, porque la concepción virgen significa que Jesús era completamente hombre y completamente Dios … Eterno, sin principio ni fin pero ahora en la forma de un bebé. Sin pecado, encarnando para cargar y perdonar los pecados del mundo. Y por esto, sabemos que solo este precioso bebé podría salvarnos de la ira de Dios. Segundo, la concepción virginal de Jesús nos ayuda a entender que el nacimiento virginal de Jesús cumplió las profecías del Antiguo Testamento y por tanto podemos mantenernos firmes en La Palabra De Dios.  Hoy en día muchas personas cambian las Escrituras para que signifiquen lo que quieren que signifique, sin embargo, nosotras sabemos que el Dios sobrenatural que orquestó esta concepción sobrenatural para poder salvarnos sobrenaturalmente permanece fiel a Su Palabra y a Sus promesas. Debido al nacimiento virginal de Jesús, tenemos la garantía de que si por fe creemos en Cristo, seremos salvas porque nuestro Dios cumple cada una de sus promesas. Y finalmente, el creer en el nacimiento virginal de Jesús nos prepara para la resurrección. Solo cuando entendemos que para nuestro Dios “nada es imposible”, podemos estar seguras de que la resurrección también sucedió como la Biblia nos dice que sucedió. Al eclipsar y proteger a María, Dios también nos protegió y nos preparó para las mejores noticias de todas: que Él es santo, nosotras somos pecadoras y necesitamos un Salvador … un Salvador completamente Dios y completamente humano; sin pecado y por lo tanto plenamente capaz de salvarnos. Esto se cumple únicamente en Cristo.

Así que hoy, querida hermana, al terminar nuestro estudio del nacimiento virginal de Cristo, espero que esta doctrina de la concepción virginal de Cristo te anime a seguir firme en la Palabra de Dios, sabiendo que Él permanece fiel a nosotras en las promesas de Su Palabra por siempre.
____
En Cristo. #cautivadaensugracia
@cautivadaensugracia #enthralledbygrace

Leave a Reply

Your email address will not be published.