Porque Él vive- El Catecismo de Heidelberg: pregunta 46

Porque Él vive- El Catecismo de Heidelberg: pregunta 46

Pregunta: ¿Qué entiendes por: subió a los cielos?
Respuesta: Que Cristo, a la vista de sus discípulos, fue elevado de la tierra al cielo (a) y que está ahí para nuestro bien (b) hasta que vuelva a juzgar a los vivos y a los muertos (c).
Versículos de apoyo: (a) Hechos 1:9; Marcos 16:19; Lucas 24:51. (b) Hebreos 4:14, 9:24; Romanos 8:34; Colosenses 3:1. (c) Hechos 1:11; Mateo 24:30.

¿Te has preguntado en dónde está Jesús ahora? Teniendo un cuerpo resucitado, ¿dónde vive físicamente hoy? Y, además, ¿qué hace ahí? Es difícil para nosotras entender cómo el que Cristo no esté físicamente con nosotros, es lo mejor. La ascensión de Cristo nos brinda maravillosos destellos del amor y cuidado de Dios hacia nosotras. ¡Descubramos la doctrina de la ascensión centrándonos en la pregunta 46 del Catecismo de Heidelberg!

Nos encontramos con la ascensión de Jesús al cielo en Lucas 24 y Hechos 1. Jesús fue llevado al cielo mientras los discípulos observaban. Los discípulos, sorprendidos por lo que había sucedido, se quedaron paralizados, hipnotizados. Dos hombres les dijeron, “¿qué están mirando? Cristo vendrá de nuevo.” Y así, regresaron a sus hogares, esperaron, oraron y, en la fiesta delPentecostés, el Espíritu Santo les fue enviado.

¡La ascensión de Cristo es un evento maravilloso! En ella continuaron los propósitos de Dios para la humanidad. Jesús no era el final del plan de Dios, más bien, en la ascensión, ¡su plan de salvación para las naciones continuaba, ahora mediante el envío del Espíritu Santo! Debido a la ascensión de Cristo, tenemos al Espíritu Santo para ir y hacer discípulos (Mt 28:19), para vivir vidas dignas de nuestro llamado (Ef 4:1), para amar a Dios y amarnos los unos a los otros (1 Jn 4:21), porque es Dios quien trabaja en nosotras tanto en el querer como en el hacer para su buena voluntad (Flp 2:13).

Entonces, ¿qué fue de Jesús después de la ascensión? Bueno, Él fue al cielo y se sentó justamente en su trono a la derecha del Padre. Ahí es alabado por los siglos de los siglos (Ap 5: 6-13).En la posición única que Él tiene no solo como Rey, sino también como nuestro sumo sacerdote (Heb 8: 1) y como único mediador (1 Ti 2:5), Jesús aboga y hace intercesión constantemente por nosotras (1 Jn 2:1), por su pueblo (Heb. 7:25).

Esto significa que nuestras oraciones no son simplemente palabras murmuradas al aire, más bien, gritos íntimos y conversaciones que van directo a su presencia, al trono de la gracia en donde recibimos misericordia (Ef 4:16). Jesús, como nuestro defensor e intercesor, nos ve y nos conoce íntimamente y comprende nuestros gritos y plegarias en tiempos difíciles y nuestras alabanzas en nuestras alegrías (Heb 4:15). Vivimos esta vida no como huérfanas, sino como hijas del Rey, conocidas y empoderados por el Espíritu Santo.

Eso no es todo. En su ascensión, hermanas, tenemos también una promesa que nos da esperanza. ¡Él regresará! Todas las injusticias que sufres, todo el mal que existe en el mundo,  todas tus lágrimas y miedos… todo lo malo será hecho bueno. Debido a la ascensión, Cristo sabe íntimamente lo que sucede en nuestras vidas. Él lo ve y nos oye. Él vendrá a juzgar y a destruir la muerte y el sufrimiento y corregirá todos los males. Él establecerá su Reino y tú y yo, quienes hemos sido justas en Cristo, estaremos para siempre con nuestro Rey, nuestro Señor, nuestro sumo sacerdote, nuestro mediador. ¡Qué gloriosa esperanza nos da esto!

Hermana, no sé por lo que estés pasando. Tal vez estés pasando por una persecución o sufriendo enfermedad. Todo el dolor que sientes, en tus oraciones es escuchado. Jesús te está escuchando y responde a tus oraciones según su buena voluntad. Aunque todavía lloramos, llegará un momento en que Él regresará y establecerá su Reino. Ahí, hermana, tú y yo habitaremos. Así que hoy, te invito a tener esperanza, ¡Cristo viene pronto!

____
Maranatha #cautivadaensugracia
@cautivadaensugracia #enthralledbygrace

Leave a Reply

Your email address will not be published.