Las Gloriosas Propiedades de Cristo- Catecismo de Heidelberg: pregunta 48

Las Gloriosas Propiedades de Cristo- Catecismo de Heidelberg: pregunta 48

Pregunta: Pero si la naturaleza humana no está en todas partes donde está la divina, ¿no se separan con esto las dos naturalezas en Cristo?
Respuesta: De ninguna manera, porque dado que la divinidad es incomprensible y está presente en todo lugar (a), resulta necesariamente que en efecto está fuera de la naturaleza humana que ha tomado (b), pero con todo y con eso está en ella y queda unida a ella personalmente.
Versículos de apoyo: (a) Jeremías 23.24; Hechos 7:49. (b)Colosenses 2:9; Juan 3:13,11:15; Mateo 28:6.

Jesús es plenamente Dios y plenamente hombre. Esta verdad es indiscutible.  Sin embargo, a través de la historia, ha habido muchas personas que han intentado desacreditar esta doctrina. El Nestorianismo, por ejemplo, difundió la idea de que Jesús era dos personas separadas que se unieron. Para Néstor existía el Jesús humano que debía ser adorado y el Jesús divino que sobresalía moralmente pero que no sufrió los dolores reales de la cruz y, por lo tanto, no era tan importante. Como si fuera unamezcla de aceite y agua. Esta ideología es similar a la de los seguidores de la Ciencia Cristiana. Sin más ni menos, en el Concilio de Éfeso del año 431 d.C., Néstor fue declarado un hereje. Otra herejía que difamó la vida de Jesús fue la monofisita. Esta dice que la humanidad de Jesús había sido absorbida por su naturaleza divina y que, por ende, había sido destruida. Este caso se asemeja al entendimiento de Cristo por parte de los Testigos de Jehová. Por su puesto, este enredo también fue considerado herético. Pero entonces, ¿cómo explicamos el hecho de que Jesús es completamente Dios y completamente humano? ¿Cómo podemos comprender un misterio tan enorme? Bueno, hoy exploraremos la doctrina de la Unión Hipostática y, a través de ella, entenderemos las propiedades y atributos de Jesús, completamente divino y completamente humano. ¡Estudiemos juntas la pregunta 48 del Catecismo de Heidelberg!

La doctrina de la Unión Hipostática se relaciona con la comunicación de las propiedades de Cristo. Esta enseñanza atribuye la naturaleza divina y la naturaleza humana a la persona de Jesús. Jesús no era mitad Dios y mitad humano en un solo cuerpo, sino que era plenamente Dios y plenamente humano.

Ahora, entender a Jesús como hombre no es difícil, pues en la Biblia reconocemos su humanidad una y otra vez. Para recordarlo, lee los siguientes pasajes: 1 Juan 4: 2, 2 Juan 7, Lucas 2: 7, Gálatas 4: 4, Juan 4: 6, Juan 19:28, Mateo 4: 2, Mateo 8:10, Juan 11:35. En ellos verás a Jesús mostrando su humanidad al estar cansado, sediento, hambriento, experimentando temor, tristeza y muchas cosas más como las que tú y yo vivimos.

Por otro lado, entenderlo como Dios tampoco es complicado. De igual forma, la Biblia está repleta de información y hechos sobre su divinidad. Para esta parte, te invito a que leas los siguientes versículos: Juan 1: 1, 1:14, Lucas 3:22, Mateo 2: 2; 11, Hebreos 1: 8, Juan 21:17, Colosenses 2: 9 (y algunos más). Encontrarás que Jesús fue llamado Dios, nombrado Hijo de Dios y reconocido y adorado por muchos. En Jesús verás la plenitud de su deidad, lo hallarás sin pecado, omnisciente (es decir, que sabe todas las cosas) y conocerás muchas más de sus características y cualidades. En la Biblia encontramos todos los atributos de Dios.

Lo que sí es un hecho es que las dos naturalezas son distintas, pero esto no significa que Jesús sea dos personas diferentes o que una naturaleza haya alterado a la otra. Tampoco que ambas naturalezas se hayan mezclado para crear una nueva naturaleza ni que Jesús haya sido una u otra en diferentes momentos. Jesús es una sola persona para siempre con dos naturalezas: una naturaleza divina y una naturaleza humana. La Biblia es concerniente a este respecto. Jesús tiene dos naturalezas, pero es una sola persona. Ambas naturalezas existen plenamente en la única persona de Jesús sin alterarse mutuamente. Jesús nunca habló de sí mismo como “nosotros”, sino como “yo”. Tenemos una gran variedad de pasajes que claramente apuntan a estas diferentes naturalezas y que siempre hablan del mismo Jesús. Jesucristo es plenamente Dios y plenamente hombre.

Por último, no quiero que esta información se quede en tu mente solo como eso, información y nada más. ¿Sabes qué significa esto para tu vida hoy, queda hermana? Bueno, significa que a medida que conozcas a Jesús en su plenitud como Dios y como humano, tu asombro, maravilla y adoración aumentará. Puedes confiar en que Él simpatiza con nuestras debilidades. Jesús también fue tentado como nosotras pero no cometió pecado (Heb 4:15). Él sintió el mismo pesar y la misma alegría que tú y yo experimentamos hoy. Él es capaz de entender completamente nuestras circunstancias porque fue completamente humano. ¡Eso no es todo! También puedes confiar en que Él es el único que puede perdonar completamente nuestros pecados. Jesús es nuestro único salvador adecuado. Tú y yo, querida hermana, podemos estar seguras de que, porque Jesús es Dios, nuestra salvación está firmemente garantizada. ¿No es esto asombroso? ¡Que la profundidad de tu conocimiento de Jesús aumente para que tu adoración hacia Él sea cada vez más grande!
___
En gozo #cautivadaensugracia
@cautivadaensugracia #enthralledbygrace

Leave a Reply

Your email address will not be published.