Mientras regresa el Rey- Catecismo de Heidelberg: pregunta 52

Mientras regresa el Rey- Catecismo de Heidelberg: pregunta 52

Pregunta: ¿Qué consuelo ofrece el regreso de Cristo para juzgar a los vivos y a los muertos?
Respuesta: Que en todas las miserias y persecuciones, con plena confianza, espero del Cielo como juez a aquel mismo que primeramente se puso delante del juicio de Dios por mí y alejó de mí toda maldición (a), el cual echará a todos los enemigos suyos y míos en las penas eternas (b) y a mí, con todos los elegidos, me conducirá al gozo del Cielo y a la gloria eterna (c).
Versículos de apoyo: (a) Filipenses 3:20; Lucas 21:28; Romanos 8:23; Tito 2:13; 1 Tesalonicenses 4:16. (b) Mateo 25:41; 2 Tesalonicenses 1:6. (c) Mateo 25:34; 2 Tesalonicenses 1:7.

Mientras más maldad veo en el mundo, más anhelo el regreso de Cristo. Cuanto más siento la batalla contra el pecado en mi corazón, más añoro que Cristo regrese. Durante un tiempo he compartido contigo un poco acerca de mis luchas y sobre cómo,cuando veo la devastación de vivir en un mundo caído, el grito de mi corazón es ¡Maranata! ¡Jesús, vuelve hoy! El día glorioso donde la maldad será juzgada y condenada, ese día donde cada lágrima llorada por un santo será limpiada por el Dios todopoderoso, me da una sensación de alivio y a veces hasta de gozo. Pero, sinceramente, no creo que el regreso de Cristo sea solo para que nos regocijemos en el hecho de que el mal será castigado y estaremos en gloria con Él. Creo que el hecho de que Cristo regrese nos debe impulsar a vivir en amor hoy y hasta que ese día llegue. Exploremos este pensamiento estudiando la pregunta 52 del Catecismo de Heidelberg.

Es bueno luchar por justicia. Es bueno llorar y odiar el mal. Es bueno clamar a Dios pidiendo ayuda en nuestra desesperanza. Pero también es bueno y, aún más importante, obligatorio, que amemos a nuestros enemigos (Mt 5:44). A veces pensamos que si Dios enviara fuego y azufre para ejecutar a nuestros enemigos todo se arreglaría, pero la realidad no es así. Incluso si eso sucediera, seguiría existiendo gente malvada con ideologías malignas que produciría resultados malvados. Así que Dios, una vez más, tendría que enviar fuego y azufre para ejecutar a nuestros enemigos. Y, bueno, un enfoque como este para evadir el mal produciría miedo, pero seguramente sería temporal. Después de un tiempo olvidaríamos las consecuencias y repetiríamos nuestras acciones. Sería un ciclo sin fin porque, como dice Romanos 3:23, todos pecaron y no alcanzaron la gloria de Dios. No. Matar a nuestros enemigos y a quienes nos persiguen nunca producirá justicia, solo Jesús la producirá. Por esto, hermana, necesitamos un mejor acercamiento, es decir, necesitamos difundir el amor de Jesús.

Mira, hermana, hasta que venga Jesús, el Juez justo, no es nuestra tarea juzgar y condenar a la gente, sino amar a nuestros enemigos y orar por su salvación. La transformación radical en nuestros enemigos solo puede suceder cuando el reino de Dios viene, y el reino de Dios solo se propaga cuando la buena nueva de que Jesús salva a los pecadores echa raíces en los corazones de los individuos conforme enseñamos el Evangelio y hacemos discípulos. Este enfoque también es revolucionario, pero es posible y es el indicado. Solamente puede ocurrir cuando entendemos que Dios tendrá misericordia de quien sea misericordioso y tendrá compasión de quien sea compasivo (Ro 9:15), incluso si deba serlo con su enemigo.

Sí, Cristo vendrá y repagará la maldad. Sí, querida hermana, ¡siéntete consolada! Jesús regresará para juzgar a los vivos y a los muertos. Pero hay algo muy importante que debemos entender. Que la maldad vaya a ser juzgada no debe darnos una sensación de orgullo jactancioso, más bien, una humilde urgencia por testificar el Evangelio entendiendo que, a pesar de la maldad y del pecado del mundo, Dios todopoderoso, quiere y puede traer cambios radicales a los corazones llenos de maldad. Al hacerlo, Él extiende su reino, obtiene la gloria y, además, redime nuestros vecindarios, ciudades, países, a todo nuestro mundo. Así que, querida hermana, mientras esperamos su gloriosa segunda venida, te exhorto a que testifiques acerca de Jesús a todas las personas, sin importar si son tus enemigos porque, conforme esto suceda, ganarás a un hermano o hermana. ¡Esto es amar a nuestros enemigos!
___
Esperanzada en El Reino #cautivadaensugracia
@cautivadaensugracia #enthralledbygrace

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.