Unidad, no uniformidad- Catecismo de Heidelberg: pregunta 55

Unidad, no uniformidad- Catecismo de Heidelberg: pregunta 55

Pregunta: ¿Qué entiendes por la comunión de los santos?
Respuesta: Primero, que todos los fieles, en general y cada uno en particular, como miembros del Señor Jesucristo, tienen la comunión de Él y de todos sus bienes y dones (a). Segundo, que cada uno debe sentirse obligado a emplear con amor y gozo los dones que ha recibido, utilizándolos en beneficio de los demás (b).
Versículos de apoyo: (a) 1 Juan 1:3; Romanos 8:32; 1 Corintios 6:17, 12:12, 13. (b) 1 Corintios 12:21,13:1, 5; Filipenses 2:4-8.

Hasta ahora, el periodo de tiempo más impactante en mi vida cristiana fue cuando viví en China. Déjame contarte la razón. Al gobierno chino no le interesa si eres presbiteriano de Ruanda, pentecostal de Rusia o bautista de México. Si crees en Jesús y quieres adorarlo debes asistir a una congregación internacional bajo el mandato de una gran organización no gubernamental internacional. Así que, a pesar de nuestras diferencias en cuanto a doctrinas secundarias y terciarias, todos los que creíamos en los principios básicos de la fe cristiana, básicamente en las cinco solas del protestantismo, nos manteníamos unidos. En Occidente no sucede así. Parece haber una gran rivalidad entre denominaciones. Si perteneces a un grupo específico, tal vez no seas bienvenido en otros. Si no haces las cosas de una manera, entonces eres una hereje… podría seguir dándote muchos más ejemplos. Buscamos las diferencias que nos separan y nos enfocamos en ellas, pero, hermana, lo único que logramos con esa actitud es separar a nuestra familia en Cristo. Estudiemos la pregunta 55 del Catecismo de Heidelberg y consideremos cómo debemos entender y vivir la comunión de los santos.

En el último estudio hablamos sobre Iglesia universal, es decir, de los creyentes de todo lugar y de todo periodo histórico. Los individuos de la Iglesia universal son llamados santos, que significa, “apartados para propósitos especiales de Dios” o, en otras palabras, “seguidores de Jesucristo”. Estos santos son parte de la familia de Dios a través de la adopción en Cristo. Por lo tanto, todos los creyentes, hermana, somos una sola familia.

Ahora, estoy segura que en tu familia no todos hacen las mismas cosas. Compartes las mismas estructuras básicas pero cada uno es diferente. Bueno, en la familia de Dios sucede lo mismo. Todos estamos unidos en la misma fe pero no somos uniformes. Todos tenemos diferentes dones, diferentes funciones y diferentes roles pero, a fin de cuentas, seguimos un solo propósito: la gloria de Dios. Lo repito, vivimos en unidad pero no en uniformidad y, así, Dios nos usa para su gloria. Nos ayudamos mutuamente con los dones individuales que Dios nos ha dado a cada uno de los miembros de su familia y atesoramos a Dios en comunidad. Esta es la comunión de los santos.

Desafortunadamente, la comunión se rompe o debilita cuando nos regocijamos en nuestras diferencias y apartamos la vista del propósito principal, Jesús. Discutimos sobre las preferencias de estilo de adoración o sobre la versión de la Biblia que leemos. Debatimos sobre la interpretación de los últimos días o sobre nuestra postura con respecto a la cesación de lenguas… y, así, la lista puede continuar. Son estas discusiones las que nos llevan a la división. Es raro ver juntos a cristianos de diferentes denominaciones pero en unidad de fe regocijándose en la pluralidad de dones.

Ahora, por favor, querida hermana, no malinterpretes mis palabras. En estos días de relativismo y posmodernismo muchos dicen ser cristianos que no creen que Jesús es el único camino hacia la salvación, que cuestionan la autoridad e inerrancia de las Escrituras y que afirman que todos los dioses son básicamente lo mismo. Estas y muchas más creencias son las que enuncian, pero, debemos estar atentas, ¡ellos NO son parte de la Iglesia universal!, ¡ellos NO son cristianos! Estas personas son las mencionadas en 2 Timoteo 4:3-4.

Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oídos, acumularán para sí maestros conforme a sus propios deseos; y apartarán sus oídos de la verdad, y se volverán a mitos.
2 Timoteo 4:3-4

Debemos orar por ellos y mostrarles amorosamente que Jesús es mejor que sus propias pasiones para que comprendan que, en realidad, no son creyentes. Dentro de nuestra familia en Cristo debemos alentarnos las unas a las otras en gracia y en verdad. Debemos animarnos incluso si la manera en que otras hacen las cosas no es como lo haríamos nosotras. Debemos avivarnos mutuamente en la verdad de las Escrituras y comprometernos en oración las unas por las otras para que todas y todos podamos perseverar fervientemente en nuestra fe.

Los momentos más maravillosos en China fueron precisamente cuando, estando enraizadas en Cristo, no coincidíamos con el método en que debíamos perseguir nuestro llamamiento. Estas diferencias nos unían en oración preguntándole a Dios cuál era su manera para nosotras. En China, las diferencias que atravesábamos me permitieron crecer personalmente al ser desafiada y puesta en lugares incómodos y siguiendo a Cristo de formas que eran completamente diferentes a las mías. Eso creó una hermosa comunidad de creyentes que permitía que Jesús irradiara en su gloria dentro de nuestra familia y hacia los incrédulos. Así, querida hermana, es como debe ser la comunión de los santos dondequiera que estés.

Así que, hoy, hermana, amiga, al cerrar este breve estudio sobre la comunión de los santos, quiero plantearte algunos desafíos: ¿Buscarías amistad con una hermana que pueda diferir contigo en la forma en que ella busca avanzar el reino de Dios pero que está firmemente enraizada en Jesús? ¿Orarías por tener una amistad con una hermana de una iglesia diferente para que pueda desafiarte y sacarte de tu zona de confort? ¿Confiarías en que la unidad de fe es más importante que la uniformidad? Y en esto, ¿permitirías que Dios desafíe tus maneras o costumbres para que Él y solo Él pueda ser glorificado en tu comunidad a través de la totalidad de sus hijos e hijas?
___

¡Bendiciones en Cristo! #cautivadaensugracia
@cautivadaensugracia #enthralledbygrace

Leave a Reply

Your email address will not be published.