Cuerpos perfectos- Catecismo de Heidelberg: pregunta 57

Cuerpos perfectos- Catecismo de Heidelberg: pregunta 57

Pregunta: ¿Qué consuelo te da la resurrección de la carne?
Respuesta: Que no solo mi alma después de esta vida será llevada (a) en el mismo instante a Cristo, la cabeza, sino que, también, está mi carne siendo resucitada por la potencia de Cristo y será de nuevo unida a mi alma y hecha conforme al glorioso cuerpo de Cristo (b).
Versículos de apoyo: (a) 1 Lucas 16:22, 23:43; Filipenses 1:21, 23. (b) Job 19:25, 26; 1 Juan 3:2; Filipenses 3:21.

¿Alguna vez has visto una de esas películas en donde sucede un apocalipsis zombi y todos salen de sus tumbas para invadir una ciudad? El concepto es, en realidad, bastante bíblico, aunque la descripción es completamente diferente. En ocasiones, como cristianas, cuando hablamos sobre la resurrección, imaginamos que se trata de un resurgimiento sin cuerpo, solo de un alma etérea y eterna que no será tangible. Al pensar así, olvidamos también que se trata de una conquista, la conquista que hizo Cristo por nosotras en la cruz, el rompimiento de nuestras tumbas gracias a Él; una resurrección completa y plena. Estudiemos la pregunta 57 del Catecismo de Heidelberg y descubramos la majestuosidad de la resurrección de la carne y el consuelo que conlleva.

Cuando depositamos el cuerpo muerto de alguien en su tumba sabemos que, si murió en Cristo, su alma se encuentra en un gran lugar, sanada por completo. Lo recordamos y encontramos consuelo en el hecho de que, algún día, lo volveremos a ver. Generalmente, el “volver a ver” es una idea vaga de un alma etérea que, junto con la nuestra, flotará en el Cielo. Pero, déjame decirte algo. Cuando leas a profundidad y conscientemente las enseñanzas de la Biblia sobre la resurrección, descubrirás la asombrosa esperanza que tenemos en ella. Para empezar, en la resurrección de Jesús, en donde dejaremos la tumba carnal de manera glorificada. Juan 5:28-29 dice: “No os admiréis de esto, porque viene la hora en que todos los que están en los sepulcros oirán su voz, y saldrán: los que hicieron lo bueno, a resurrección de vida, y los que practicaron lo malo, a resurrección de juicio.” (Juan 5:28-29)

Hermana, la resurrección de Jesús es una imagen de lo que esperamos. Él es el primer fruto y, a su regreso, nosotras también lo imitaremos en la resurrección. Esto es precisamente lo que vemos en 2 Corintios 5:2: Nos lamentamos de estar vestidos con nuestra morada celestial. La morada celestial es nuestro cuerpo físico glorificado que será resucitado en Cristo para estar con Dios para siempre.

Hoy podemos ver nuestros cuerpos decaer lentamente. Sentimos las consecuencias de la caída y gemimos con dolores constantes y con enfermedades que corroen cada parte de nuestro cuerpo. Si te soy sincera, hay días en los que no me encanta mi cuerpo físico porque sufro aflicción y experimento los pesares de este mundo caído. Pero, querida hermana, añoro la resurrección de mi cuerpo donde, como dice el NT Wright, seré más como debo ser de lo que nunca he sido. Wright también dice: “Morimos (unidos a Cristo) para que podamos ser transformados y renovados en la resurrección”. Una resurrección de un cuerpo en el que lo que es mortal será tragado por la vida (2 Co 5: 4). Mi verdadero yo, donde podré verme completa en Cristo. ¡Qué gloriosa esperanza tenemos, hermana!

Así que hoy, aun cuando lamentamos la muerte de nuestros seres queridos, permanezcamos en la esperanza y no nos afligimos como el resto de la humanidad que no conoce esta promesa. Porque creemos que Jesús murió y resucitó, y por eso creemos que Dios traerá con Jesús a los que se han dormido en Él. Sí, hermana, cuando Cristo regrese, veremos a nuestros seres queridos nuevamente en esos cuerpos físicos glorificados y seremos más nosotras de lo que hoy somos. ¡Qué preciosa realidad tenemos en nuestro Señor Jesucristo! ¡Hermana, hoy laméntate si perdiste a alguien, pero hazlo con la gozosa esperanza de la resurrección de la carne!

___
En esperanza #cautivadaensugracia
@cautivadaensugracia #enthralledbygrace

Leave a Reply

Your email address will not be published.