Adoptadas- Catecismo de Heidelberg: pregunta 59

Adoptadas- Catecismo de Heidelberg: pregunta 59

Pregunta: ¿Qué te aprovecha el creer en todas estas cosas?
Respuesta: Que delante de Dios soy justo en Jesucristo y heredero de la vida eterna (a).
Versículos de apoyo: (a) Habacuc 2:4; Romanos 1:17; Juan 3:36.

Mi esposo y yo estamos tratando de adoptar una niña. Durante un tiempo, hemos llenado cuestionarios y documentos. Una pregunta que se repite es sobre cuáles son nuestras promesas para la madre biológica y para nuestra hija al ser adoptada; cuáles son los beneficios que recibirán. Creo que la pregunta que estamos estudiando es muy similar al proceso por el que mi esposo y yo estamos pasando. Creer que Dios es santo, que somos pecadoras, y que necesitamos que Jesús nos salve se puede resumir en una palabra: adopción. Descubramos cuáles son los beneficios de creer en Cristo a través de la pregunta 59 del Catecismo de Heidelberg.

Déjame contarte algo, el proceso de adopción es largo y costoso. Hay montones y montones de papeles que llenar, verificación de antecedentes que completar, formularios de salud a documentar, entrevistas, fotos…es una lista realmente larga y complicada de cosas por hacer. A veces parece interminable. Sin embargo, sabemos que los beneficios que obtendremos al final de todo este proceso serán sorprendentes.

Cuando ella sea adoptada será nombrada con nuestro apellido y tendrá todos los beneficios que derivan de ser parte de nuestra familia. No habrá ninguna diferencia entre ella y nuestros hijos biológicos. Ella será parte de nosotros. Por supuesto, nosotros también nos beneficiaremos de tenerla. Su vida llenará la nuestra de gozo y de entusiasmo al poder amarla y al poder compartirle todo lo que somos.

Lo mismo ocurre cuando somos adoptados por Dios; obtenemos los beneficios de pertenecer a su familia. Solo que, en el proceso, hubo una gran diferencia, ¡el costo que Jesús tuvo que pagar por nosotras fue muchísimo más grande! Fue tan alto que, Jesús, el hijo del Padre, tuvo que venir a la Tierra a vivir una vida perfecta para poder sufrir y morir por nuestros pecados. Solo Jesús, plenamente Dios y plenamente humano, cumplió los requisitos necesarios para ser el perfecto Cordero de Dios sin pecado alguno. Cuando murió, expió los pecados de aquellosque por gracia ponen su fe en Él. Los beneficios y la esperanza que tenemos en nuestras manos son gracias a la costosa adopción de un Dios santo, justo y amoroso.

Cuando por fe en Cristo somos adoptadas a la familia de Dios, es decir, cuando somos salvas por su gracia, obtenemos TODO. Nos convertimos en coherederas con Cristo. No solo somos declaradas justas, sino que también disfrutamos de Dios, de su bondad, de su amor, de su perdón, de su presencia… de todo ypara siempre. Ya no vamos rumbo al Infierno, ahora vamos rumbo al Cielo para tener hoy y en la vida eterna nuestro tesoro en Él.

Hermana, lo que tú y yo tenemos por causa de Cristo es adopción. Estábamos perdidas, éramos esclavas del pecado, llenas de culpa y vergüenza, buscando sin resultados y en el lugar equivocado algo que nos satisficiera. Ahora, en Cristo, eres amada, conocida, adoptada, perdonada, llena de propósito, declarada justa y libre; libre para glorificar a Dios al disfrutarlo siempre y, eso, querida hermana, es la gracia asombrosa que nos impulsa día a día. Que esta increíble verdad te aliente hoy.

____
En Cristo #cautivadaensugracia
@cautivadaensugracia #enthralledbygrace

Leave a Reply

Your email address will not be published.