No lo Suficientemente Buena- El Catecismo de Heidelberg preg. 62

No lo Suficientemente Buena- El Catecismo de Heidelberg preg. 62

Pregunta: ¿Por qué no pueden justificarnos ante Dios las buenas obras, aunque sólo sea una parte?
Respuesta: Porque es necesario que aquella justicia, que ha de aparecer delante del juicio de Dios, sea perfectamente cumplida y de todo punto conforme a la Ley Divina (a); y nuestras buenas obras, aun las mejores en esta vida, son imperfectas y contaminadas de pecado (b).
Lee: (a) Gál 3:10; Deut. 27:26; (b) Isaías 64:6.

Odiaba cuando mi maestra de ballet me decía que mi mejor esfuerzo no era lo suficientemente bueno. Vaya, estaba sudando, tratando de controlar cada músculo en mi cuerpo adolorido y llegaba la maestra a decirme que no era suficientemente buena! Simplemente no lo estaba haciendo perfectamente!  Mi maestra de ballet había sido entrenada en una de las escuelas de ballet más estrictas y, por lo tanto, su nivel de perfección parecía inalcanzable. Obviamente no era inalcanzable, pero debido a los estándares que ella tenía, muy pocas lograban esa perfección. Los santos estándares de Dios son similares, excepto que nadie puede alcanzarlos. Estudiemos entonces qué podemos hacer para alcanzar ese nivel de perfección que Dios requiere estudiando la pregunta 62 del Catecismo de Heidelberg.

Dios es santo Él no tiene una norma de santidad; Él ES santo.  Él ES el estándar de perfección. Nada que no sea santo o que no cumpla Su estándar de perfección puede estar en Su presencia. Lo malo simplemente no es tolerado. El pecado no puede existir en Su presencia. Su Santidad, quien Es Dios, lo destruiría.

Tu y yo hermana somos pecadoras. Incluso cuando (pretendemos) hacer el bien, nuestras motivaciones, nuestros pensamientos, nuestros corazones siempre tienen una capa de pecado … y no importa cuán pequeño e insignificante pueda ser esa capa de pecado, el pecado es pecado y no puede estar en la presencia de Dios.  Desafortunadamente, querida hermana, no hay un programa de 10 pasos para mejorar nuestra condición. Tú y yo solas nunca podremos alcanzar el estándar de santidad establecido por Dios. Y para prueba basta un botón. Si leemos los 10 mandamientos, descubriremos inmediatamente que hemos roto varios de ellos. Tenemos otros dioses … como nuestros cuerpos, nuestras posesiones, nuestros hijos, nuestra reputación, nuestros trabajos, nuestro … ¡lo que sea! Siempre estamos adorando algo que no es Dios. Muchas de nosotras no respetamos por completo a nuestro padre y madre. Algunas de nosotras hemos robado…aunque haya sido algo “insignificante”. Mentimos … “ay si, Juanita, ¡te ves super bien!” Somos envidiosas y codiciamos… la casa de nuestra vecina, su ropa, su bolsa, sus zapatos, su cuerpo, su estilo de vida…para eso es Facebook, ¡o no!  ¡Pecamos una y otra vez y lo seguiremos haciendo! No somos lo suficientemente buenas. ¡Nunca seremos lo suficientemente buenas! Así que deja de intentarlo y deja de leer todos los libros de Joel Osteen que dicen que dicen que “¡tu solita puedes ser buena!” Deja de ir a esas iglesias que te hacen sentir bien y que te dicen que eres lo suficientemente buena y que Dios te aceptará debido a tu bondad inherente. ¡Eso es todo una mentira del infierno! ¡Tú y tus buenas obras NUNCA serán lo suficientemente buenas para Dios!

Así que ahora que nos ha quedado claro que no somos ni seremos lo suficientemente buenas, continuemos con mis dos palabras favoritas. Pero Dios … Mira, Romanos 5:8 dice que a pesar de que nuestras aparentemente “buenas” acciones nunca serán lo suficientemente buenas, “Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”. ¿Por qué? Porque solas, no podemos, jamás, pararnos frente a Dios y vivir. Nuestra pecaminosidad no puede enfrentarse a Dios … seríamos fulminadas! Estamos condenadas … pero Dios intervino.  Jesús, la Segunda Persona de la Divinidad, vino a vivir la vida perfecta que no tu y yo no podemos vivir y murió y tomó el castigo que tu y yo merecíamos. Él murió en esa cruz por nuestros pecados. Al tercer día se levantó y luego ascendió, y pronto volverá para juzgar a todos … aquellos que por gracia, por fe, han creído en el sacrificio perfecto de Jesús y ahora se les ha otorgado Su justicia y aquellos los que no lo han hecho. ¿En qué bando vas a estar tu?

Hermana, terminamos este pequeño estudio, pero quiero preguntarte, ¿en qué estás confiando para tu salvación? ¿En ti misma, que como vimos no puede pasar la sencilla “Prueba de los 10 Mandamientos”? ¿O confiarás en Jesús? Espero que sepas que, como yo, nunca serás lo suficientemente buena, y que confíes en Jesús para salvarte; porque por desgracia, hermana, aquellos que piensan que son lo suficientemente buenos verán que no lo son y sufrirán las consecuencias en la eternidad.

___
¡Por Su causa soy salva! #cautivadaensugracia
@cautivadaensugracia #enthralledbygrace

Leave a Reply

Your email address will not be published.