Una seguidora de Cristo

Salime W

Un par de Aclaraciones antes de presentarme:

Amo leer la Biblia.  Me encanta entender con mi mente y mis emociones que es lo que Dios dice y enseña en Su Palabra.  Espero que, por la gracia de Dios, pueda escribir fielmente lo que su Palabra enseña a medida que Él me lo permita. Así que, por favor, lee este blog con cautela. Ve a la Biblia y enfréntate directamente con Dios, encontrarás lo que tu alma desea profundamente y que sólo se encuentra en Él.  Si tienes alguna pregunta o duda sobre lo que escribo, pienso que sería fantástico que la compartieras con tu pastor. Seguramente él sabe mucho más de lo que yo sé, y puede explicártelo de mejor manera. Si no aún no asistes a una iglesia o no te sientes conectado, ¡no dejes de buscar o asistir! Hay muchas iglesias increíbles a tu alrededor. Comienza por buscar una iglesia de Coalicion por el Evangelio o Acts29 y se parte de ella.

Por último, algunas de mis publicaciones pueden sonar duras o radicales.  Cuando leo La Biblia veo la vida de radical amor y radical libertad a la que Cristo nos llama.  Es por ello que me embarcaré en este viaje sin tener todo resuelto, simplemente tratando de hacer todo mi esfuerzo posible para que con estos blogs tu te acerques directamete a Dios a través de la lectura de tu Biblia.

Ahora si…quien soy?

Soy una mujer apasionada por Dios, por lo que Él hace y por lo que la Biblia enseña sobre Él. A menudo cometo errores, pero por su gracia me esfuerzo por aplicar su verdad en mi propia vida, que al mismo tiempo me permite alentar a otras mujeres a hacer lo mismo.

Nací y crecí en la Ciudad de México. Dios transformó mi corazón a la edad de 15 años cuando entregué mi vida a Jesús. Estudié la universidad en Estados Unidos (por la increíble gracia de Dios) y me gradué con mención honorífica en Administración de Empresas con especialidad en Negocios Internacionales. Poco después de la graduación, uno de mis maestros me presentó una oferta de trabajo en Nanjing, China. Al ver el gran crecimiento económico por el que pasaba China, e intentando escapar de Dios (aunque Dios me siguió hasta China), me mudé a Nanjing en el 2004.  Dios comenzó a hablarme a través de su Palabra y entre a un increíble periodo de extrema santificación. Un año después me mudé a Beijing para aprender chino mandarín. Mientras estudiaba, Dios me dio la oportunidad de que abriera mi propio negocio, en el cual orientaba a pequeñas y medianas empresas de América Latina a obtener, negociar y comprar de forma segura productos chinos. Este negocio termino pero mi crecimiento y amor por Cristo continua con o sin este negocio.

Mi pasión por empoderar a las mujeres a través de pequeños negocios creció al tener el mio propio y comencé a ayudar en The Starfish Project, trabajando con mujeres explotadas intentando llevarlas fuera de una vida destructiva y acercándolas a la esperanza de Jesús por medio de capacitación vocacional, exámenes de salud, clases de inglés, consejería bíblica y amor. El trabajo consistía en crear joyería hermosa para vender y reinvertir para ayudar a más mujeres. Al involucrarme en Starfish, creció mi pasión por el emprendimiento social y por los negocios como misiones.

A los 28 años y sin jamás haber tenido un novio, conocí a Sam durante los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. Siete meses después sellamos nuestro matrimonio con nuestro primer beso. Dejé de trabajar como voluntaria en Starfish y centré mi atención en el liderazgo de The Embassy, el ministerio de jóvenes adultos de Beijing International Christian Fellowship, que es la iglesia internacional más grande y antigua de China y en la cual Sam pastoreaba mientras también tenía un trabajo en finanzas.  Con el deseo de seguir ayudando mujeres, mujeres que tenían problemas emocionales severos, hice una certificación de Consejería Bíblica, confiando en que el consejo de la Palabra es el mejor sanador.

Frecuentemente enseñé a mujeres de The Embassy sobre temas bíblicos, como feminidad, el llamado de Dios vs feminismo y misiones orientadas a microempresas de mujeres emprendedoras. En este ministerio multicultural y multilingüe, me regocijé al escuchar cómo Dios estaba trabajando a través de diferentes formas y vidas alrededor del mundo. Gracias a este ministerio conocí a grandes personas y formé buenas amistades, la mayoría de las cuales aún mantengo contacto como compañeras de oración y hermanas en Cristo.

En el año 2011, Sam y yo comenzamos The Embassy 2.0 en una congregación diferente de BICF.  Sin embargo, dada la controversial ubicación de la iglesia, el gobierno cerró nuestras puertas. Durante este esfuerzo nació nuestro primer hijo, Wesley. Varios meses más tarde se formó un pequeño grupo en el cual Sam y yo intentamos plantar una iglesia reformada en el mismo distrito. La iglesia plantada se fusionó con 3 congregaciones diferentes. Aún sigue creciendo en Beijing.
Mientras sembrábamos y cultivábamos la iglesia, nació nuestro segundo hijo, Peter.

Poco después, el trabajo de Sam nos llevó a Etiopía, así que empacamos nuestras cosas y con 21 cajas a bordo, nos mudamos a Addis Ababa en 2013. La oportunidad de mirar la pobreza en los ojos de las personas hechas a la imagen de Dios me rompió el corazón una y otra vez.  Durante mi estadía en Etiopía, pude entender lo urgente que era invertir en el emprendimiento social como una forma de entrar en cualquier territorio hostil, amar a nuestro prójimo promover el florecimiento humano, reducir la pobreza de manera sostenible y compartir a Jesús.

Ahora, vivo en Florida, donde Sam comenzó un negocio.  Durante este tiempo Dios me ha dado la oportunidad de ser esposa, homeschooler, estudiante de seminario en SBTS y blogger.  Dios me está llamando a escribir y a animarte a permanecer en Jesús por medio de una relación continua y vibrante con Dios y amor por la Biblia, con la esperanza de mayor amor hacia nuestro prójimo y por ende, una movilización ilimitada de misioneros en todo el mundo.

Espero que este ministerio te anime a seguir a Jesús y a amarlo con toda tu alma, mente, alma y fuerza y a tu prójimo como a ti mismo.  

Tu hermana en Cristo,
Salime

Top