Cristianos carnales- Catecismo de Heidelberg: pregunta 64

Cristianos carnales- Catecismo de Heidelberg: pregunta 64

Pregunta: Pero esta doctrina, ¿no hace a los hombres negligentes e impíos?
Respuesta: No, porque es imposible que no produzcan frutos de gratitud los que por la fe verdadera han sido injertados en Cristo (a).
Versículos de apoyo: (a) Mateo 7:18; Juan 15:5.

¿Qué pasaría si dijeras que trabajas en cierta empresa pero nunca te presentaras a trabajar? La gente cuestionaría tu empleo y probablemente serías despedida. ¿Por qué? Porque nuestras acciones son un reflejo de nuestra realidad, de nuestras palabras y de nuestras creencias. Por ejemplo, si mi esposo me dijera que me ama pero nunca me abrazara o me besara, cuestionaría su amor, ¿no lo crees? Sería así por la misma razón: sus acciones son un reflejo de su realidad, de sus palabras y de sus creencias.Mientras estudiamos la pregunta 64 del Catecismo del Heidelberg, descubriremos que lo mismo sucede con nuestra fe, ¡emprendamos este nuevo estudio!

Quienes vivimos en el mundo occidental experimentamos una cultura cristianizada. Solo en Estados Unidos, aproximadamenteel 80% de las personas profesan ser cristianas. Sin embargo, si viéramos los resultados de ese presunto cristianismo, me atrevería a decir, en el mejor de los casos, que son patéticos. Hoy en día, para muchos, ser cristiano simplemente significa hacer una oración mágica, asistir a la iglesia una vez por semana, o donar dinero a alguna organización. ¡¿Qué no significa obediencia y servicio sacrificial y tomar tu cruz?! El Evangelio real que deberían estar practicando no es el Evangelio que la gente quiere escuchar, mucho menos la gente que habita en una cultura orientada al consumidor donde el “yo” es la persona más importante del mundo y necesita sentirse bien consigo mismo, donde busca que su vida sea cómoda. ¡La comprensión bíblica de lo que verdaderamente significa ser un seguidor de Cristo es simplemente desapacible!

Hermana, hay algo que debe quedarte muy en claro, este no es un blog que busca hacerte sentir bien. Este es un espacio que busca exponer lo que dice la Biblia, que es la máxima autoridad, la regla infalible de la fe y la práctica. Muchas veces nos hará sentir incómodas, pero no hay nada en la Biblia que no sea para nuestro bien. Veamos qué dice la Palabra de Dios sobre cómo es ser cristiano y cómo podemos saber si lo somos.

No olvidemos que todo lo que sabemos sobre nuestra fe proviene de la Biblia, y esto es: que Dios es santo. Que Dios es un Dios en tres personas: Jesús, el Espíritu Santo y el Padre. Que la salvación es por gracia a través de la fe en Cristo (no por obras). Que Jesús se hizo hombre a través del nacimiento virginal y vivió una vida perfecta y sin pecado, murió en la Cruz como expiación por el pecado, y resucitó al tercer día para ascender al Cielo. Y, por último, que Jesús volverá. Si no crees esto, hermana, probablemente no debas llamarte cristiana.

Pero, ¿qué pasa cuando sí crees en estas verdades?, ¿cómo puedes tener seguridad de tu salvación? Bueno, cuando el Espíritu Santo mora en ti al poner tu fe en Jesús, Él te da un nuevo corazón, por lo tanto, te conviertes en una mujer renovada(Ez 11:19, 2 Co 4:16). Ahora, tu nuevo corazón tiene la capacidad y se inclina a seguir a Jesús en obediencia. Esta obediencia, hermana, es el producto o fruto de tu salvación. “Así, todo árbol bueno da frutos buenos; pero el árbol malo da frutos malos.  Un árbol bueno no puede producir frutos malos, ni un árbol malo producir frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado al fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis” (Mateo 7:17-20).

Como vimos al inicio, nuestras acciones son un reflejo de nuestra realidad, de nuestras palabras y de nuestras creencias. No puedo decir que estoy trabajando en perder peso y comer postre todos los días. No sería coherente. Tampoco puedo decir que confío mucho en un médico específico y no acudir a él cuando lo necesito. De la misma forma sucede con Jesús. ¡No puedes decir que crees en Él y no llevar fruto! Si eres una creyente, tu vida tiene que cambiar porque eres salva para hacer buenas obras (Ef 2:10). Tus deseos se transformarán poco a poco, comenzarás a odiar el pecado y amarás la justicia. No, no serás perfecta ni libre de pecado, pero cuando caigas, correrás de regreso a Jesús en arrepentimiento y pondrás todo tu esfuerzo para correr de una manera que sea digna de tu llamado. ¡Oro porque así sea en tu vida!
___
Solo en Cristo. #cautivadaensugracia
@cautivadaensugracia #enthralledbygrace

Leave a Reply

Your email address will not be published.