Los Sacramentos- Catecismo de Heidelberg: pregunta 68

Los Sacramentos- Catecismo de Heidelberg: pregunta 68

Pregunta: ¿Cuántos sacramentos ha instituido Cristo en el Nuevo Testamento?
Respuesta: Dos: el santo bautismo y la santa cena (a).
Versículos de apoyo: (a) Mateo 28:19-20; 1 Corintios 11:23-26.

¿Alguna vez has orado por algún milagro? Yo sí, lo hago a menudo. Pero, la verdad, muchas veces olvido que el milagro más grande que puede ocurrir es cuando alguien acepta en fe a Jesús en su corazón. De muerte a vida; de condenado a perdonado: ese es el milagro. Posiblemente también te pase a ti.Y no te culpo, somos criaturas olvidadizas que necesitanrecordatorios constantes. Bueno, eso son los sacramentos. Son recordatorios visuales del Evangelio. Veamos cómo el bautismo y la santa cena nos muestran a Cristo. ¡Exploremos la pregunta 68 del Catecismo de Heidelberg!

Como vimos en la publicación anterior, somos personas que necesitan recordatorios constantes de la necesidad del Evangelio, de la gracia de Dios para nuestra salvación. Los necesitamos incluso si nos consideramos creyentes maduros. Siempre debemos tener presente que la vida que tenemos está relacionada con la gracia que nos fue dada en la cruz. Los dos sacramentos que nos ayudan a nunca olvidar el gran sacrificio de Cristo son el bautismo y la cena del Señor.

Hermana, déjame recortarte una vez más que somos salvas por gracia mediante la fe en Cristo. Nada más nos salva. Nuestras obras no nos salvan, los sacramentos no nos salvan, el bautismo no nos salva y tampoco participar en la santa cena lo hace. Lo que sí hacen es recordarnos a Jesús.

En el primer sacramento, el bautismo, recordamos que Jesús murió y resucitó. También reconocemos públicamente que hemos sido sepultados con Cristo y que ahora estamos vivos en Él. El sencillo pero poderoso retrato que vemos en el bautismo nos recuerda que tenemos nueva vida en Jesús. La fe es la que nos permite tener esa nueva vida. Hermana, en los segundos en los que nos sumergimos completamente en el agua podemos recordar la muerte de Cristo. Así que, cuando volvemos a la superficie, recordamos su resurrección. De muerte a vida.  El bautismo nos recuerda que el único camino de salvación es Cristo.  Una hermosa imagen del poderoso Evangelio.

Por otro lado, la santa cena fue instituida por Cristo cuando, después de la entrada triunfal en Jerusalén, reunió a sus discípulos para compartir una última cena. En ella, Jesús quisoprepararlos a lo que estaba por suceder: la traición, la negación y la crucifixión. Jesús tomó el pan, lo bendijo, lo partió y les dijo: “tomen mi cuerpo”; luego tomó la copa, la bendijo y la pasódiciéndoles: “beban de mi sangre del pacto que es derramada por muchos”. (Mc 14: 22-24, Mt 26: 26-28, 1 Co 11: 23-25, Lc 22: 19-20). En 1 Corintios 11: 23-26 Pablo habla sobre las implicaciones de la última cena. Él dice que al participar en ellanos mantenemos firmes en la promesa del Evangelio, proclamando la salvación por la fe a través de Cristo hasta el día que Jesús regrese. Comemos el pan y el vino (o jugo) como símbolos para recordar que somos salvas porque el cuerpo de Jesús fue roto por nuestros pecados y su sangre derramada por nuestros pecados. ¡Somos salvas solo por fe en Cristo!

Hermana, los sacramentos son retratos o formas visibles donde los creyentes se animan unos a otros a recordar que lo que somos, pecadores perdonados por gracia, es gracias a lo que Jesús hizo por nosotros. Al hacerlo también nos regocijamos en la gloriosa salvación que Jesús nos dio y proclamamos fielmente su nombre hasta los confines del mundo. Espero que al participar en estos sacramentos tú también recuerdes el amor de Dios por ti.
__
En Cristo #cautivadaensugracia
@cautivadaensugracia #enthralledbygrace

Leave a Reply

Your email address will not be published.