La Santa Cena como recordatorio de Cristo- Catecismo de Heidelberg: pregunta 75

La Santa Cena como recordatorio de Cristo- Catecismo de Heidelberg: pregunta 75

Pregunta: ¿Cómo te asegura y confirma la Santa Cena que eres hecho partícipe de aquel único sacrificio de Cristo ofrecido en la cruz y de todos sus bienes?
Respuesta: Porque Cristo me ha mandado, y también a todos los fieles, comer de este pan partido y beber de esta copa en memoria suya, añadiendo esta promesa (a): primero, que su cuerpo ha sido ofrecido y sacrificado por mí en la cruz, y su sangre derramada por mis pecados, tan cierto como que veo con mis ojos que el pan del Señor es partido para mí y que me es ofrecida la copa. Segundo, que Él tan cierto alimenta mi alma para la vida eterna con su cuerpo crucificado y con su sangre derramada, como yo recibo con la boca corporal de la mano del ministro el pan y el vino, símbolos del cuerpo y de la sangre del Señor.
Versículos de apoyo: (a) Mateo 26:26-28; Marcos 14:22-24; Lucas 22:19, 20, 1Corintios 10:16-17; 11:23-25, 12:13

Imagina que va a pasar algo terrible. Una plaga, por ejemplo. Una plaga que va a matar al primogénito de tu familia. Tu vecino que hace milagros y que ha escuchado a Dios te dice que puedes salvar a tu hijo mayor si preparas una cena especial. Para esta cena deberás asar un cordero entero, prepararlo con hierbas y hacer un pan sin levadura. Luego, tendrás que embarrar la sangre del cordero en el dintel y postes de la puerta principal de tu casa. Además, deberás empacar todas tus pertenencias porque al día siguiente tendrás que salir de tu casa a toda prisa para no volver jamás. ¿Te imaginas cómo sería? Bueno, seguramente esta historia se te hizo familiar, es la historia de la Pascua antes de la décima plaga en Egipto. A pesar de que conocemos bien este relato, a veces olvidamos profundizar en él y encontrar el significado de este evento histórico (Ex 2). Veamos cómo se relaciona la Pascua con la Santa Cena y qué podemos aprender de ellas. ¡Estudiemos la pregunta 75 del Catecismo de Heidelberg!

El tiempo de Jesús había llegado. Su cuerpo sería ofrecido en sacrificio por nosotras. Era la época de la Pascua, pero, esta vez, la celebración sería muy diferente a las anteriores. La última Pascua estaba por suceder; la culminación. Cristo se sentó con sus discípulos y esto sucedió:

Y habiendo tomado el pan, después de haber dado gracias, lo partió, y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí. De la misma manera tomó la copa después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que es derramada por vosotros.  (Lucas 22:19-21)

¿Por qué Jesús haría esto? ¿Cuál es el significado de la última cena? ¿Cómo se conecta con nosotras?

En la Última Cena, el pan fue un símbolo del cuerpo de Cristo quebrantado. Jesús fue físicamente torturado hasta el punto de apenas ser reconocible. Su cuerpo fue completamente roto. El vino representó su sangre que fue derramada por nuestros pecados. La crucifixión fue el cumplimiento total de la Pascua. El último y único perfecto Cordero de Dios que podía quitar el pecado del mundo. Después de Él, ya no habría más necesidad de derramar sangre porque la suya terminaría la obra de propiciación, de expiación y de perdón total para aquellos que por fe confían en Él. Jesús quería que sus discípulos entendieran que esto era lo que pasaría.  Su muerte como el máximo sacrificio; el único capaz de perdonar el pecado del mundo. Él era eso: el cumplimiento de la esencia de la Pascua. Jesús cumpliría todas las promesas de gracia. Todas las profecías del Antiguo Testamento sobre el Mesías concluirían.

Más tarde, Pablo escribió en 1 Corintios 11:26: “Porque todas las veces que comáis este pan ybebáis esta copa, la muerte del Señor proclamáis hasta que Él venga”. Cuando participamos de laSanta Cena con fe, estamos declarando que creemos que el sacrificio de Jesús en la cruz, sucuerpo roto y su sangre derramada, son suficientes para el completo perdón de nuestros pecados. Creemos en Él y nos regocijamos en su obra. Desde ese lugar de perdón salimos al mundo ydeclaramos su gracia a través de palabras y obras.

¡Ves, hermana! ¡La Pascua y la Santa Cena se fusionan y señalan un mismo evento: la muerte y la resurrección de Cristo! A través de la institución de la Pascua, Israel buscaba a Jesús en el futuro. Actualmente, por medio de la institución de la Santa Cena, nosotras recordamos a Jesús en el pasado. Ambos eventos nos llevan a Jesús y solo a Él para nuestra salvación. Es por eso, hermana, que al tomar la comunión con otros hermanos ¡nos regocijamos y reconocemos que solo Jesús salva! ¡Qué gloriosa verdad es esta! ¡Regocíjate al participar en la Santa Cena! Recuerda hoy y siempre que nuestra salvación viene únicamente por Cristo. ¡A Él sea la gloria!

___
Para Su gloria. #EntrenadoPorLaGracia
@cautivadaensugracia #cautivadaensugracia

Leave a Reply

Your email address will not be published.